LOS DIENTES DEL EAT

ESTÁNDAR MANDÍBULA Y DIENTES

La mandíbula en ambas variedades ha de ser fuerte, completa y ortognato. Con la mordida en tijera.

Faltas descalificables

El motivo de penalizar estas faltas se debe a que con la cría de ejemplares que las tuvieran con el tiempo les cambiaría la forma del morro y se les acortaría.

  • Los dientes tienen que encajar los de arriba con los de abajo evitando prognatismos y enognatismos.
  • Sólo puede faltar el primer premolar, si faltara el segundo o tercero se considera falta descalificable.

DIENTES DE UN PERRO ADULTO

La dentadura canina consta de 42 piezas en la edad adulta. La disposición de las piezas dentales es la siguiente:

Mandíbula superior

  • Incisivos: 3+3
  • Caninos: 1+1
  • Premolares: 4+4
  • Molares: 2+2

Mandíbula inferior

  • Incisivos: 3+3
  • Caninos: 1+1
  • Premolares: 4+4
  • Molares: 3+3

EXPLICACIÓN TIPOS DE MORDIDAS

Existen varios tipos de mordidas, la de nuestros EAT y que aquí explicaremos es la mordida en tijera.

Mordida en tijera:

La mordida en tijera es la más normal y natural de las mordidas. En ella la cara interior de los incisivos superiores, roza la cara exterior de los incisivos inferiores. Los caninos superiores cierran pegados por detrás de los inferiores, cruzando en forma de tijera. Los premolares y molares caen ajustados unos sobre los otros para poder romper huesos y moler en caso necesario. (A la derecha se muestra una foto de la mordida en tijera de un EAT).

Mordida en pinza:
No es correcta en el EAT. Los incisivos superiores e inferiores se chocan entre si, apoyando  los superiores totalmente sobre los inferiores y cerrando paralelamente; esto suele ocasionar un desgaste excesivo. Los caninos cierran igual que en la tijera, pero cruzan más levemente.  Es un intermedio entre tijera y prognatismo. Este tipo de mordida al frotarse, se produce un desgaste mayor de los incisivos y una destrucción acelerada de los mismos, por lo que tienen una vida mucho más corta.

Mordida prognata: (Prognatismo)
Es una falta descalificadora en el EAT.  La mandíbula superior se encuentra retrasada respecto a la mandíbula inferior por ello los incisivos inferiores quedan adelantados con respecto a los superiores. Los caninos no se cruzan lateralmente como en la mordida de tijera, sino que se posicionan uno detrás de otro quedando separados en mayor o menor grado según sea de exagerado el retraso de la mandíbula. Algunos perros la tienen así como el Dogo de burdeos.

Mordida enognata: (Enognatismo)

Es una falta descalificadora en el EAT muy clara, y en general en todas las razas.  Es lo contrario al prognatismo, la mandíbula inferior se encuentra retrasada respecto a la superior. Los incisivos inferiores quedan retrasados respecto a los superiores, habiendo un espacio entre ellos cuando cierra la boca, de forma que los incisivos quedan envueltos con los de arriba. Esto produce una mordida muy débil. En general suele ocurrirle a algunos perros pequeños.


DIENTES DE LECHE

La dentadura canina consta de 28 piezas dentales de leche. Así tiene la misma disposición pero careciendo de molares y con 3+3 premolares en ambas arcadas.

La primera dentadura en los cachorros EAT aparece alrededor de la tercera semana de vida y su desarrollo se completa sobre las 12 semanas, aproximadamente. (Unos 3 meses).

El cambio de dentición comienza sobre los 4 meses y termina hacia los 6-7, aunque es algo variable.

Durante el cambio de dentadura hay que vigilar que su evolución sea correcta, que su sustitución sea la adecuada en los períodos correctos. Por norma general los cachorros se tragarán los dientes de leche una vez se caigan, no hay ningún problema por ello y les aporta calcio. Hay que estar atentos porque con el cambio de dentadura, los cachorros tienden a morder todo lo que está a su alcance. En esta etapa es conveniente dejarles a mano objetos de distintas texturas para que calmen el dolor y se desprendan más cómodos de los dientes que van a caer. (juguetes de goma dura, pelotas de tela, mordedores de cuerda, etc.)


MANTENIMIENTO Y LIMPIEZA DE LOS DIENTES

Tener una dentadura sana primordial para nuestros perros y de ello depende en muchos casos que tengan una vida más larga, saludable, cómoda y digna, por ello debemos estar atentos al correcto mantenimiento y limpieza de los dientes de nuestro perro.

Desde aquí recomendamos revisar la boca del perro una vez por semana y llevarlo a que lo revise el veterinario para asegurarnos de que todo está bien una vez cada seis meses.

ENFERMEDADES BUCALES PERRUNAS

Las enfermedades más comunes en los dientes de un perro son:

SARRO:

Es la principal causa de la mayoría de las enfermedades que afectan a la boca de un perro. Se crea, igual que en nosotros, a medida que el perro realiza actividades diarias como comer, beber y morder, esto va introduciendo bacterias y microorganismos, que forman la placa bacteriana. Esta placa se deposita en las encías y entre los dientes, endureciéndose y creando una superficie rugosa hasta convertirse en sarro. El sarro va infectando la raíz del diente, provocando inflación, dolor, lesiones y socavamiento del diente, lo cual en una etapa inicial genera gingivitis, y si esta no es tratada se transformará en periodontitis.

Por regla general independientemente del estado de avance de esta enfermedad, los síntomas más comunes suelen ser, falta de apetito o más bien dificultad al masticar o al tragar, mal aliento, excesiva salivación, molestias e intención continua de tocarse la boca.

La mejor forma de prevenirlo es el mantenimiento de unos dientes limpios. Hay perros que tienen tendencia a acumular más sarro que otros, por lo que hay que estar más atentos en el caso de razas pequeñas, braquicéfalas o cualquier perro mayor de 5 años, en el caso del EAT sólo tenemos que estar más atentos con esta última, aunque es recomendable que lo estemos a lo largo de toda su vida.

  • GINGIVITIS:

Como hemos explicado la gingivitis se produce en la primera etapa del sarro. Se caracteriza por mal aliento, inflamación de las encías, sensibilidad dental, heridas sangrantes en las encías y dolor. Es algo muy común que sucede cuando empezamos a descuidar, o no realizamos bien, la limpieza bucal de nuestro perro.

Es fácil de tratar, primero se elimina la placa y después si es necesario se le dan los fármacos necesarios para parar la infección.

  • PERIODENTITIS:

Es la última fase del sarro. Si llega a este caso es que la infección se ha extendido, incrementándose el dolor y las encías sangrantes. Ya no está solo dañada la encía sino también la raíz misma del diente, por lo que estos están a punto de caer.

Llegar a este punto implica no solo la caída de la dentadura, sino que se vean afectados órganos vitales como el corazón, el hígado o el riñón.

TRATAMIENTO:

En el momento en el que hemos pasado del mantenimiento a la necesidad de tratar los dientes del perro es porque el sarro es tan grave que ya no puede ser eliminado por métodos convencionales, sino que se han de realizar limpiezas profundas que hará un veterinario, para ello es necesario usar anestesia. Hay incluso veces en las que es recomendable extraer los dientes más afectados.

La forma de eliminar el sarro en un perro es en cierto modo parecida a como lo hacemos los humanos. Se utilizan medios mecánicos o manuales, los métodos más actuales consisten en utilizar los ultrasonidos para desprender el sarro y eliminar las bacterias sin estropear el esmalte y después pulirlo con un micromotor que los deja limpios y lisos. Este proceso se ha de realizar anestesiando al perro de forma general para así evitar que el animal sienta dolor y poder acceder a todos los recovecos de los dientes. A veces esto se acompaña de un tratamiento antibiótico, según como juzgue el veterinario.

Una vez realizado el tratamiento para restaurar los dientes del perro llega la parte más importante: el mantenimiento.

OTRAS ENFERMEDADES:

  • Caries: no suelen darse en los perros, pero puede darse en dientes que hayan sufrido una rotura previa.
  • Amígdalas: los perros también tienen y se les pueden infectar, pero no se suele recomendar ni es preciso extirparlas.
  • Lesiones: No es una enfermedad, pero al estar mordisqueando cosas pueden sufrir lesiones bucales por objetos como cortes en las encías u objetos incrustados. Hay que estar atentos para evitar infecciones, especialmente en la etapa de cachorros.
  • Dientes de leche tozudos: Es algo bastante común, nos referimos a los dientes de leche que se resisten a caer cuando ya han salido los definitivos, o lo están intentando. En el mejor de los casos el diente de leche montará al definitivo presionando a la encía y se le acabará cayendo, aunque no deja de ser bastante molesto para el perro, pero también puede suceder que al no tener libre el espacio que le corresponde el diente definitivo no pueda encajarse correctamente quedando atrapado en la encía lo que puede provocar desplazamientos y dolor y que al final las piezas dentales no encajen correctamente. En estos casos se recomienda ir al veterinario y que le extraiga los dientes de leche.

MANTENIMIENTO BUCAL

El buen mantenimiento de unos dientes limpios es muy importante pues evita los problemas de enfermedades bucales.

Los principales métodos para mantener limpios los dientes de nuestro perro son los siguientes:

CEPILLADO:

Para cepillar los dientes al perro lo mejor es acostumbrarlo desde cachorro. Al principio puede que no le guste, por lo que es mejor ir incrementando el tiempo paulatinamente, pero puede acabar resultando una experiencia grata. Lo mejor es hacerlo después del ejercicio para que esté más quieto y tranquilo.

Una vez el perro se haya acostumbrado y lo tenga como una rutina más se recomienda realizarlo al menos una vez por semana. Se recomienda que las cerdas sean suaves y con las puntas redondeadas. Es importante que la pasta de dientes sea específica para perros pues el flúor de la humana resulta dañino para ellos. Hay pastas específicas para perros de diferentes sabores incluido el pollo.

ALIMENTOS LIMPIADORES:

Independientemente del método de alimentación que prefiramos darle al perro hay que reconocer que aquella alimentación que incluye elementos más duros es la más limpia para sus dientes. Ejemplo de ello son la dieta barf (por los huesos) y el pienso, pues estos se frotan contra los dientes. Los alimentos blandos enlatados no son los ideales pues se pegan a los dientes.

APERITIVOS CANINOS:

Existe una gran variedad de productos en este ámbito que encontrarás en tiendas de mascotas, te darán la versatilidad de aplicarlos como un juego, o como un premio con el que además estarán entretenidos un buen rato, algunos son:

  • Chucherías en forma de palo para los dientes: hay un surtido muy amplio en el mercado para escoger.
  • Huesos de cuero: cuero anudado en sus extremos para obtener una apariencia a hueso que al roer les frota los dientes y se los limpia. El mismo efecto (aunque en opinión de mi perra más sabroso) lo producen los nervios secos de buey.
  • Huesos: Los huesos crudos van bien para el perro y sus dientes. Venden huesos de jamón en las tiendas, aunque también podemos usar los de casa o de ternera de la carnicería. Ante todo nunca les deis cocidos ya que se astillan y les pueden herir.
  • Pan duro: El pan duro también les va muy bien a los perros para limpiar los dientes, si algún día se os seca una barra podéis aprovechar y dársela.
  • Palos: respecto a esto hay mucha discrepancia. Hay que tener cuidado con los palos pues se pueden astillar y hacerles daño. En caso de que decidáis que se coma un palo al menos procurar que este sea algo verde para que se astille menos y sea menos duro.
  • Mordedores: Existen muchos mordedores de cuerda en el mercado que realizan la misma función y con los que además podemos jugar. Los hay en forma de bola, en forma de hueso, muñecos específicos para este efecto que al destrozarlos dentro tienen cuerda. Lo único que hay que tener en cuenta es ir recogiendo los hilos sueltos para que no se los traguen.


IMPORTANCIA DE UNA BUENA MORDIDA

Como hemos dicho antes, la correcta mordida del perro es muy importante no sólo por la parte estética, sino por la salud del perro. Además criar con ejemplares que no la tengan así puede generar cambios morfológicos en la raza, además de acarrearles los problemas de salud que les acompañan.

Aparte de lo estético de como puede quedar una mordida u otra, que el perro no tenga una mordida en tijera que respete los premolares puede acumular otra serie de problemas de salud como heridas, desgaste dental excesivo (esto puede derivar en caries, roturas, etc.), problemas para la alimentación, (por ejemplo un cachorro podría tener dificultad para alimentarse por ello) excesiva acumulación de sarro (que puede derivar en gingivitis, periodentitis, caída de los dientes…), problemas en la perdida de la dentadura caduca haciendo coincidir la caduca con la permanente (se monta un diente sobre el otro), etc.

Hay que tener en cuenta que la aparición de una mala mordida en la gran mayoría de los caso es  hereditaria, lo cual significa que la afección se transmite de padres a hijos. Es por esto que se ha de tener bien en cuenta al pasar un RRC, y al seleccionar los ejemplares de cría, además de llevar  un control del el cambio de la dentadura de leche a la definitiva en el cachorro; puesto que, además de todos los problemas que surgen de una mordedura que no es en tijera también se puede acabar creando un defecto genético que haga que cambie la morfología del hocico, a la larga acortándolo por ejemplo en el caso de que falten los premolares. Hay que evitar esas tendencias.


BIBLIOGRAFÍA

http://www.perros.com/articulos/dentadura-canina.html

.https://www.youtube.com/watch?v=5P1GFNNz_dw

https://www.expertoanimal.com/enfermedades-dentales-comunes-en-perros-22924.html

http://www.veterinario-vetersalud.com/veterinarios/cuidados-mascotas/cuidados-dentales/limpieza-bucal-de-mascotas.html

http://www.perros.com/articulos/enfermedades-bucales.html

Sueta

Autor (es) : Sueta

Curiosa y enamorada de estos perros. Tratando de aportar un granito de arena para que se les conozca y comprenda mejor, pudiendo así disfrutar de ellos durante mucho tiempo. “Deja el mundo mejor de como lo encontraste.” B.P.