GOS D’ATURA

HISTORIA

El origen de la historia del Gos d’Atura Català está relacionado con la mayoría de los  perros destinados al pastoreo en la zona del Pirineo. Surgen de la paulatina mezcla llevada a cabo entre los “perros de pastor de pelo largo centroeuropeos”, llegados de Asia con las invasiones orientales, y diseminados en Europa por los romanos, con otros ejemplares de la propia península. Como dato curioso se ha de tener en cuenta que en algunos yacimientos catalanes, como el de Minferri (Les Garrigues – Lleida), se han documentado registros arqueológicos de perros de talla similar, con una datación de unos 4.000 años, es decir, de la Edad del Bronce.

Por todos los valles pirenaicos, y a causa del aislamiento, se fueron definiendo variantes con peculiaridades diversas, que acabaron dando lugar a las diferentes razas actuales. De este modo el Gos d’Atura está emparentado con el “Petit Berger des Pyrénées” (Pirineos Centrales, vertiente francesa), el “Euskal Artzain Txakurra” (Euskadi), como razas más difundidas y reconocidas oficialmente. Además dentro del grupo del Gos d’Atura aún ha sido posible seleccionar subgrupos aislados como son el perro pastor aranés, el perro pastor de Cerdanya y el Gos d’Atura de pelo corto, aunque no tienen ningún reconocimiento oficial.

En 1911, con la fundación de la “Real Sociedad Central para el Fomento de las Razas Caninas en España” (RSCFRCE), se reconoció oficialmente al Gos d’Atura como raza canina española. El 1929 se redactó el primer estándar oficial de la raza, siendo posteriormente homologado por la Federación Cinológica Internacional (FCI), y redactándose uno de nuevo en el año 1982 (revisado en 1984, y actual), el mismo año que se fundó el Club del Gos d’Atura Català.

Años difíciles

El siglo XX fue duro para la raza. Durante las siete primeras décadas fueron muy pocos los perros inscritos de manera oficial en los registros, y salvo en el ámbito rural, la cría era poco más que testimonial. Además, la economía agraria iba cediendo terreno a la urbana, y la globalización trajo razas foráneas que fueron valoradas por los pastores que dejaron un poco de lado al Gos. De esta triste manera, el Gos d’Atura llegó a una situación límite, como ocurrió como con otras muchas de nuestras razas, que fueron sustituidas por perros extranjeros que no necesariamente cumplen mejor en las funciones que desempeñaban. Esto desembocó en la práctica desaparición del Gos d’Atura.

Recuperación

Afortunadamente, como también sucedió con otras razas, un grupo de entusiastas de la raza comenzó un trabajo de recuperación a partir de la búsqueda de ejemplares residuales, que habían sido mantenidos en pocos enclaves, tanto de la montaña pirenaica como de otros terrenos repartidos por Cataluña. A mediados del siglo pasado se consiguió dar un impulso trascendental para la raza: el gran trabajo elaborado por Joaquim Capdevila i Pons en su tesis doctoral, centrada en la raza. Éste fue el comienzo de la recuperación de la raza. A partir de este punto, el Departamento de Zootecnia de la Facultad de Veterinaria de Madrid crea una perrera experimental importando ejemplares de Girona y de Ripollés. Años más tarde, a partir de estos perros, Josefina Ávila Cantariño redacta la segunda tesis sobre la raza, ya en 1975: “El Perro de Pastor Catalán: (características morfológicas y funcionales del Gos d’ Atura)”, un completísimo trabajo que, junto al de Capdevila, sirvieron de guía a los que posteriormente han seleccionado y trabajado por y para la raza.

A partir de entonces cada vez más personas trabajaron sin descanso en la creación de líneas que  permitiesen que la raza perdurase. Para hacer raza optaron por seleccionar perros en los ambientes ganaderos, peregrinar por las zonas de pasto e intentar adquirir los ejemplares que estuvieran más cerca del estándar del 29.  Estableciendo así las bases para que se pudiera seleccionar una raza que era abundante pero que no estaba fijada. Poco a poco, otros pocos criadores hicieron aportaciones valiosas y arroparon a los relacionados anteriormente y aquellos que se les habían sumado siguiéndoles. A partir de los primeros 80, una treintena de nuevos afijos y criadores aparecieron por toda España, todos herederos de los básicos.

Hay otro aspecto que merece recalcarse. Los pastores, al ver que su raza había conquistado cierta categoría, que se presenta en exposiciones y que sale en revistas y publicaciones, se han dado cuenta del valor que tienen estos perros y ya son unos cuantos los que se acercan a los criadores en busca de Gossos d’Atura. Éstos, valorando la importancia de este hecho, acostumbran a ceder cachorros para que sigan manteniéndose en su estado natural. Y si bien los pastores son poco amantes de sociedades caninas y tienen poco afecto a exposiciones de belleza, no son pocos los que entienden que un perro con pedigrí puede ser tan bueno o mejor, si está bien adiestrado, que uno sin antecedentes controlados.

Actualidad

Posteriormente y ya recuperada y popularizada la raza, Europa la acepta con pasión y ya hay club de Raza en Holanda, Alemania, Suiza y Francia incluido en el Club de perros pirenaicos. Se celebran monográficas en varios países y es abundante la cantidad de perros que hay en Francia, Holanda, Italia, Alemania, Suiza, Finlandia… Se han exportado perros al Perú, México, Argentina, Israel, EE.UU. … Hoy en día encontramos clubes de la raza en: Madrid, Francia, Holanda, Alemania y Finlandia. Aproximadamente hay unos 4.000 animales inscritos en el Club del Gos d’Atura, con diferentes líneas y criadores que se dedican a la promoción y mejora de la misma. No obstante, este censo lo podemos considerar infravalorado ya que no contabiliza los ejemplares de la variedad Cerdà, o de pelo corto, ampliamente diseminado en el medio rural y ganadero, pues las directrices del Club de la raza tendieron a uniformizarlo, exclusivamente, en su variedad de pelo largo.

Esta raza ha podido sobrevivir porque es una raza viva, que aún está en muchos rincones de Cataluña ejerciendo el viejo oficio para el cual fue creado y seleccionado. El Gos d’Atura no llega a nosotros a partir de un padre y una madre únicos, hay muchas razas que tienen un creador, que son producto de unos pocos cruces controlados y diseñados, que si se profundiza en el pedigrí se llega a los que se suelen llamar grandes padres de la raza. No es el caso del Gos d’Atura Català. Aún hoy, se encuentran Gossos d’Atura buenos sin controlar y que podrían aportar algo a la raza.

MORFOLOGÍA

Las principales características de este perro son:

Altura a la cruz: de 47 a 55 cm en los machos y de 45 a 53 cm en las hembras. Estructura intermedia y altura mediana, ligeramente más largo que alto,  con una proporción de aproximadamente de 8 de alto por 9 de largo. Cabeza: Fuerte, ligeramente convexo y amplio de base, sin que resulte pesado, bien proporcionado con el resto del cuerpo. La proporción cranio-morro es de 4 a 3. Ojos: Redondeados, de color ámbar oscuro y con los párpados envueltos de negro. Orejas: De inserción alta, triangulares y acabados en punta. Cartílago de inserción suave y nada grueso, cuelgan enganchadas a la cabeza. Relación de anchura-largo de 8 a 10. Cubiertas de pelos largos que acaban con un flequillo. Tronco: la caja torácica, ha de ser desarrollada, fuerte, con costillas bien arqueadas que le permitan potencia, la línea dorsal ha de ser recta, con una ligera elevación a la grupa que ha de ser levemente inclinada. Pelo: Largo, estirado o muy poco rizado, áspero, en algunos casos liso. En la cabeza tiene barba, bigote, tupé y sobrecejas que permiten ver a los ojos. Color capa: De lejos parecen monocromos, y pueden presentar tonalidades más claras a las extremidades. Vistos de cerca se observa que la coloración viene dada por la mezcla de pelos de diferentes tonalidades: neula, tierra y gris. Peso: unos 18 kg. Promedio de vida: doce años.

FOTOS

FOTOS ANTIGUAS

FOTOS ACTUALES

En estas fotos se pueden apreciar fotografías antiguas del Gos d’Atura, así como del actual. Aunque son razas diferenciadas no podemos evitar ver cierto parecido con el EAT de la variedad Iletsua. Esto puede deberse a la cercanía y comunicación que han tenido estos perros pastores con el paso del tiempo a través de los pirineos y de que se cree que parte de los orígenes del iletsua surgieron entre otras razas del Gos d’Atura (ver más aquí). La cadena montañosa del Pirineo es un camino de ida y vuelta que ha unido en numerosas ocasiones a estos perros.


BIBLIOGRAFÍA

http://clubdelgosdaturacatala.cat/

http://www.rac.uab.es/ORIGEN/gosdaturaorigenCas.htm

http://www.mundoanimalia.com/perro/Gos_d__atura_catala___Perro_de_Pastor_Catalan/historia

https://es.wikipedia.org/wiki/Pastor_catal%C3%A1n

http://www.elmundodelperro.net/noticia/1728/perfil-canino/gos-datura-catal.html

https://www.despinavessa.com/galeria/fotos-antiguas

 

Sueta

Autor (es) : Sueta

Curiosa y enamorada de estos perros. Tratando de aportar un granito de arena para que se les conozca y comprenda mejor, pudiendo así disfrutar de ellos durante mucho tiempo. "Deja el mundo mejor de como lo encontraste." B.P.